20/06/2016

HORACIO LAVANDERA PLAYS ASTOR PIAZZOLLA

Eduardo Jáudenes de Salazar

PIAZZOLLA

NîBIUS KOALA PRODUCCIONES PRESENTA A HORACIO LAVANDERA PLAYS ASTOR PIAZZOLLA

 

“Horacio Lavandera plays Astor Piazzolla” es un cd de adquisición obligada para todos los amantes de la música, impecablmente editado por el sello nîbius, contando con la interpretación al piano de  Horacio Lavandera.

 Horacio es un artista preparado, con calidades extraordinarias, luciendo primorosa y riquísima técnica, plural variedad de matices y personalidad arrolladora.

Lavandera abordando detalles que avalan su clase. Libertades en el uso de la forma y el color que se integran perfectamente.

Es dueña del color en los fragmentos más sutiles y delicados, así como en los bellos y poderosos.

Las obras permiten lucirse al artista adecuadamente con su gran calidad.

Horacio Lavandera nos emociona, crea tensión en el oyente, su mano izquierda es dueña del ritmo y hace sonar al piano como un instrumento, que lo es en cierta manera, de percusión y su mano derecha unas veces sutil y otras potente canalizadora de la melodía.

 Nos fascina absolutamente con su música, es un artista.

Las obras de Astor Piazzolla son para algunos, los de más edad, tangos, pero para “Horacio Lavandera representa a Buenos Aires”, es lo que yo, Eduardo Jáudenes de Salazar, he llamado:

 La objetivación musical del espíritu común bonaerense, en especial el sur de Buenos Aires, con sus malandrines. Es música malandrinense.

 No en vano, Piazzolla, jugaba con sus músicos a que el más veces fallara pagaba la cena, o bromeaba desmontando el bandoneón a los suyos, para que al ir a tocar no pudieran.

En la música Piazzolla está presente la permanente contradicción entre el bien y el mal, la libre improvisación y la esclavitud a la partitura, es el más clásico de los modernos y el más moderno de los clásicos. Piazzolla refleja las contradicciones de Argentina, está con medio pie en tierra firme y con el otro medio al borde del precipicio, se debate permanentemente entre el ser y el dejar de ser.

 Astor Pantaleón Piazzolla (Mar del Plata, 11 de marzo de 1921 – Buenos Aires, 4 de julio de 1992) fue un bandoneonista y compositor argentino considerado uno de los músicos más importantes del siglo XX.

 Estudió armonía y música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger (1887-1979). En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo. Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «Guardia Vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación. En los años posteriores sería reivindicado por intelectuales y músicos de rock.

 Cuando en los años cincuenta y sesenta los tangueros ortodoxos —que lo consideraban «el asesino del tango»— decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: «Es música contemporánea de Buenos Aires». Sus obras no eran difundidas por las estaciones radiodifusoras y los comentaristas seguían atacando su arte. Los sellos discográficos no se atrevían a editarla. Lo consideraron un snob irrespetuoso que componía música híbrida, con exabruptos de armonía disonante.

http://www.diarionews.com/html/arts.htm#M